Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
Los candados son unos instrumentos muy utilizados hoy en día, para el seguro de las instancias y demás partes que desees proteger, además de ello, estos sirven para el resguardo integro de todo aquello que desees guarecer de manos inescrupulosas.
Lo más peculiar es que a pesar de ser productos tan antiguos, aun permanezcan en la actualidad, esto obedece a que hoy en día resultan muy beneficiosos para las personas, dado los niveles de seguridad que los mismos pueden otorgar, en consideración a ello, es que han evolucionado en sus presentaciones.
Hoy en día, es normal observar candados de gran variedad que en muchas ocasiones no se asemejan en nada a los utilizados en la antigüedad, es decir, han dejado de ser los candados grandes con su arco, para convertirse en pequeños puntos de protección, candados con cerraduras inquebrantables como también no podemos negar la existencia de los modernos candados con cerraduras digitales, y hasta de reconocimiento.
Pero como todo producto de seguridad es normal que estos con el uso sufran los embates del tiempo y de su misma funcionalidad, pero por ello tranquilo hoy te traemos una serie de recomendaciones sobre cómo usar los candados y además como limpiarlos de modo tal que así puedan funcionarte siempre de forma óptima.
Inconvenientes con los candados conoce como resolverlos y limpiarlos.
Los candados en muchas ocasiones presentan exceso de sedimento, esto obedece a los agentes externos, que le ocasionan daños ya que estos se encuentran a la intemperie de modo tal que contribuyen a que el polvo se acumule en el mecanismo interno de los mismos.
Para proceder al aseo de este es necesario que recurras a una navaja de punta delgada, las iras introduciendo poco a poco hasta retirar toda clase de sucio, procura hacer esto con mucho cuidado de modo tal que así evites toda clase de cortaduras o rayas dentro de la cerradura.
También puedes optar por asearlos con líquidos de distintas naturalezas, dependiendo siempre de la magnitud del daño, presta atención:
Si el candado, se encuentra solo un poco desaseado no te preocupes, recurre a limpiarlo con un poco de agua con detergente, para que la limpieza pueda ser un poco más efectiva probablemente requieras asearlo con un cepillo de dientes por donde están la cerradura.
En caso de que el candado manifieste oxido o presencia de sedimentos demasiado incrustados no te preocupes, porque puedes recurrir al vinagre o al limón, con ello puedes retirar toda clase de sucio que se encuentre dentro del mecanismo interno, probablemente requieras remojar el candado por espacio de una a dos horas hasta observar que el candado ha quedado sin ningún tipo de sedimento.
Procede a secarlo con un paño suave, luego asegúrate colocarle el secador a la máxima temperatura cerca de la cerradura de modo tal que la misma seque con prontitud.
Recuerda que no basta con la limpieza del candado, es necesario a su vez, que procedas a la lubricación de este, para ello, solo vas a necesitar de aceite mecánico, grasa, o bien de un poco de ayudante mecánico, este debes colocarle un poco en el interior de la cerradura con mucho cuidado, de que ingrese en toda la misma.
De igual forma, debes proceder a colocarle un poco en la parte del mecanismo de apertura del sistema de seguridad, bien sea donde está unido al cuerpo del candado, como también al espacio del cual este se separa, de modo tal que así aseguraras un óptimo funcionamiento del candada, logrando este brindarte lo mejor en seguridad, pudiéndote proporcionar así la tranquilidad que tanto necesitas.

Última Modificación

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.>

ACEPTAR
Aviso de cookies